A partir de este año, vas a recibir a principios de cada mes una guía de trabajo que te invitará a reflexionar sobre distintas temáticas.

Me pareció interesante hacer este ejercicio para ayudarme a bajar un cambio y ponerme a pensar, y consecuentemente ayudar a otras mujeres a hacer lo mismo.

Te invito a que lo realices y a que dejes tus comentarios. Quiero conocerte y leerte!!

 
 

 

Un año que se va, otro que llega, nos invita a pensar en los logros obtenidos, en los desafíos, en los obstáculos y también en lo que no nos fue tan bien. Nos invita a proyectar el futuro con entusiasmo! A crear en nuestra mente aquello que queremos ver en el mundo real.
 
Primero piensa en las metas que te habías planteado en el año que se fue, y anota lo que quedó inconcluso, lo que no pudiste concretar. Piensa en los motivos por los cuales no alcanzaste ese objetivo.
 
Y ahora sí te invito a planificar el año que comienza!!
 
Te doy algunas sugerencias…
 
¡¡Inspírate!!
Busca mentores que te guíen, busca gente que pueda servirte de referente, que ya hayan alcanzado el sueño que tú tienes, y observa cómo lo hicieron. El impulso ajeno puede empaparte de creatividad y valor.
 
¡¡Impúlsate!!
Apoya tus recursos y emociones en piso firme y con redes que te ayuden a darle potencia y que direccionen tu idea. Elige con cuidado a quien contarle tu sueño para que su opinión sea realmente valiosa.
 
¡¡Aprovecha!!
Aprovecha todas las oportunidades que se te presenten para alcanzar tus objetivos. Hay que estar atenta para poder ver esas oportunidades y no perderlas.
 
¡¡Programa!!
Planifica, programa, haz un plan con los pasos a seguir. Eso te facilita el proceso y puedes dar pasos más firmes.
 
¿¿Empezamos??
 
1. Comienza a escribir las cosas que te sucedieron en el año que acaba de terminar, por las que estás agradecido. De esta manera, preparas tu corazón y tu alma para recibir las experiencias futuras con una nueva conciencia.

2. Luego, contesta a estas 3 preguntas:

 

Para 2018 …


– ¿Qué quiero hacer? 
Busca cosas que te emocionen cuando lo pienses. No te centres en cómo hacerlas, ¡en esto pensará el Universo!

– ¿Quién quiero ser? 

¿Cómo quiero que sea mi imagen física, emocional e intelectual? ¿Qué cosas nuevas quiero aprender? ¿Qué estados de ánimo quiero experimentar? Encuentra otras preguntas personales y agrégalas.

 

– ¿Qué quiero tener? 
¿Más confianza en mí? ¿Más paciencia y comprensión? ¿Relaciones más nutritivas? ¿Otro trabajo? ¿Más dinero? ¿Una casa nueva?

Este ejercicio es solo el comienzo de un viaje que puede ayudarte a sembrar semillas para cumplir tus sueños.

 
3. Ahora, haz una lista de proyectos con lo que respondiste en las preguntas anteriores.
¿¿Cuáles son tus proyectos para este año??
 
 

 

4. Subraya las palabras clave.
 
5. ¡¡Elige uno!! ¡¡Y desarróllalo!! Escribe  todo lo que te venga a la mente de tu proyecto.
Después, más tranquila, le darás forma.
 
6. Busca en tu caja de herramientas
 
Para emprender cualquier desafío hay que tener la autoestima bien alta. Saber cuáles son tus habilidades y hacer pie en ellas nos da seguridad incluso cuando algún obstáculo hacia la meta nos hace tambalear.
 
Somos la construcción de los eventos del pasado, nuestros tropiezos, la actitud frente a cada desafío, las personas que nos acompañan, lo afortunadas que somos, nuestras decisiones, nuestros sueños y también nuestros errores. Cada situación de crisis implica una oportunidad para crecer, para hacerse más fuerte.
 
No te pares a mirar tu pasado, mira para adelante, hacia tu futuro, mira el sueño que quieres ver hecho realidad y ponte manos a la obra!
 
¡¡Te dejo estos tips!!
 
·         ¡Haz una lista de tus habilidades!
·         Elige tus metas con cuidado
·         Pide lo que quieres
·         Investiga el contexto
·         Aprende a venderte
·         Insiste
·         No tomes nada de manera personal
·         Toma riesgos
·         Comprométete
·         Regocíjate
·         Ponte en marcha
·         Registra los mini logros
·         Analiza los resultados
·         Reflexiona sobre el proceso
 
 
¡Ponle fuerza a tu proyecto y confía en tus dones!
Si a cada cosa de nuestra vida le ponemos un poco de atención consciente, eso mismo puede transformarse en un motivo para celebrar.
 
 
Así que… ¡¡celebra!!
 

 

¡Nos vemos el mes que viene!
 
 
 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.