Hoy es un buen día para agradecer, para conectarnos en forma profunda con ese sentimiento tan noble de los seres humanos.

Una de las formas más hermosas de agradecer es estando presentes en el aquí y en el ahora, diciéndole a nuestros seres queridos que estamos disponibles para ellos y recordándoles que pueden contar con nosotros.

Agradecer también es extender una mano amiga a quien lo esté necesitando, ser amable y compasivo con quienes estén atravesando una situación de adversidad. Agradecer que podemos acompañar, contener, escuchar, abrazar, poner el hombro.

Incluso si en este preciso momento somos nosotros los que nos enfrentamos a situaciones adversas, continuamos estando bendecidos, porque seguramente esas experiencias nos dejarán grandes aprendizajes para ser más fuertes y mejores personas.

Manifestar gratitud es una manera más de acercarnos a la felicidad y también de regalarles a los demás un poco de nuestra buena energía.

Te invito a agradecer esos pequeños milagros que nos ocurren a diario y que damos por sentado. Milagros como respirar, caminar, tener una cama confortable, una ducha caliente, un plato de comida, un hogar, alguien a quien amar, ser amado, un trabajo, algún medio de transporte, salud. Todo esto y todo lo que consideres que posees es digno de agradecer en todo momento. Es ideal hacerlo de mañana, cuando despertás y está comenzando el día, y de noche, cuando el día finalizó y te preparás para descansar.

Así, cada día te levantarás y acostarás agradeciendo. Esto cambiará radicalmente tu energía.

Revisá todas las áreas principales de tu vida: salud, dinero, felicidad, carrera, hogar y relaciones. Aquellas que no sean maravillosas y en las que no experimentes abundancia, es por la falta de gratitud.

¡Tenés tarea por delante!

¡¡Empezá a agradecer!! Cuando empezamos a pensar en todas las cosas por las que estar agradecidos, dejamos de lado lo que nos falta, y tomamos consciencia de todo lo que tenemos, y al agradecerlo de corazón, eso que agradecemos se multiplica. Lo que no agradecemos se pierde.

¡Estar vivo ya es motivo para agradecer!

¡Practicá la magia de la gratitud! No importa quién seas, ni dónde estés, ni cuáles sean tus circunstancias actuales. La magia de la gratitud cambiará toda tu vida. La gratitud puede transformar tus relaciones para que sean felices y significativas, puede volverte próspero para que tengas el dinero que necesitás para hacer lo que querés hacer, aumentará tu salud y te hará más feliz.

¡Te mando un fuerte abrazo y gracias por leerme!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.