Elegí esta profesión para ayudar a las personas y a las familias a encontrar formas alternativas de resolver sus problemas y sus conflictos de relación y de comunicación.

Pero decidí acotar mi propuesta de intervención y dirigir la mirada hacia las mujeres, para ayudarlas a encontrarse consigo mismas, a fortalecer su autoestima, su relación con el entorno y con los otros, para ayudarlas a incrementar su bienestar, todo esto con el empleo de sus propios recursos.

A veces una sola palabra ayuda a destrabar ese potencial que llevamos dentro, esas fortalezas que tenemos que descubrir en nosotros mismos.
 
Les puedo ayudar a revisar sus creencias, a modificar algunas actitudes y conductas que no las están beneficiando, a mejorar la calidad de vida, a tomar decisiones acertadas para poder llevar a cabo el proyecto de vida, a relacionarse mejor con su entorno familiar, laboral y social.
 
Las puedo orientar y asesorar si están atravesando una situación de violencia, de desorganización, de pérdidas familiares, laborales, de vivienda, etc o en situaciones relacionadas a la tercera edad y  a la discapacidad.
 
Las puedo ayudar a desarrollar la autogestión, que es la madurez social que brinda la capacidad para organizarse y actuar en base a propósitos.
 
A los trabajadores sociales nos compete la consulta, la prevención, la orientación, el asesoramiento, el seguimiento y la resolución de las problemáticas que se nos presentan, a través del acompañamiento y del contacto directo.
 
Es nuestra función agudizar el ingenio, la creatividad, los conocimientos, los recursos legales, las redes sociales, para responder sin que la impotencia nos invada.
 
Las personas no están acostumbradas a ver a un trabajador social ejercer su profesión de manera autónoma, pero podemos hacerlo porque estamos habilitados por nuestra ley de ejercicio profesional.
 
¿En qué nos diferenciamos de otras profesiones de ayuda? En que nuestra intervención va dirigida a la interacción de quien consulta con su ambiente, con su entorno, con su contexto.
 
Si eres mujer y estás atravesando una situación difícil, o si deseas iniciar un proceso de cambio y de trabajo personal, contáctame, juntas podemos diseñar un plan de acción para que puedas llegar al lugar donde quieres estar.
 
 
 

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.