Cuál es el rol de la familia en una situación de enfermedad?

Cualquier enfermedad que llega por sorpresa coloca a la persona enferma y a su familia en una situación de vulnerabilidad psíquica, social y económica. Las reacciones pueden ser múltiples y tienen que ver con el estilo familiar, es decir, con la manera particular en que cada familia afronta las situaciones complejas y las crisis, y con algunos factores externos como el pronóstico, las influencias sociales y culturales, el significado que la familia y el enfermo den a la enfermedad, sus creencias y expectativas con respecto a las causas, la evolución y el tratamiento.

Por eso, los vínculos familiares son de fundamental importancia en la vida de las personas. La familia es el primer grupo con el cual entramos en contacto al nacer, y dentro del cual permaneceremos toda o la mayor parte de nuestra vida. La familia influye en el proceso de nuestra socialización y desarrollo de nuestra personalidad. Hasta el momento, ninguna otra institución humana o social ha logrado suplir el funcionamiento de la familia, sobre todo en la satisfacción de las necesidades biológicas y afectivas de los individuos.

La familia es la que puede ofrecer una estructura estable de sostén y vínculos con otros.

Frente a una situación de enfermedad, es fundamental la presencia de seres significativos que hagan sentir a la persona enferma segura y valiosa. La convivencia familiar y el sistema de apoyo de la familia es una de las fuentes de mayor satisfacción y valía para la persona que está atravesando una situación de enfermedad. 

La familia sigue siendo la institución social primaria de ayuda más importante. Brinda un auxilio de tipo material, emocional y social durante los tiempos normales y también en los de crisis. La incapacidad o impedimentos para llevar una vida independiente, hacen imperativo que la familia asuma un rol más activo en la provisión de cuidados y servicios.

La protección familiar puede ser combinada o servir de refuerzo a otros apoyos informales provistos por amigos, vecinos o grupos comunales, así como la asistencia formal que provee el gobierno o las entidades voluntarias.

Para sintetizar, las relaciones familiares tienen gran importancia ya que se ha comprobado que la salud física y psicológica se incrementa en personas cuyos lazos afectivos familiares son fuertes, en comparación con personas que por algún motivo tienen que vivir solas o en instituciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.